Ejemplo dieta grupo sanguineo a


ç Como el lector habrá apreciado, la importancia de los antígenos es evidente ya que provoca reacciones inmediatas en el organismo.La dieta y la alimentación según tu grupo sanguíneo es posible y puede ser una buena alternativa para llevar una alimentación saludable y beneficiosa.Según los investigadores James y Peter D’Adamo la buena o mala asimilación de los alimentos está condicionada por nuestro grupo sanguíneo.Desde entonces sabemos que: Este descubrimiento le sería recompensado a Karl Landsteiner con el Premio Nobel de Medicina y Fisiología en 1930.Este antígeno tiene su importancia cuando la madre no tiene el antígeno y el padre sí ya que en el segundo embarazo los anticuerpos específicos anti-Rh que desarrolla la madre pueden atravesar la placenta y provocar el aborto o una enfermedad hemolítica en el recién nacido que cursa con ictericia: la temible eritroblastosis fetal.Hasta el punto de que en cada grupo -A, B, AB y O- hay alimentos que son perjudiciales, otros beneficiosos y otros neutros.Cabe añadir que Landsteiner descubrió tres antígenos más (M, N y P) similares a los antígenos de los grupos A y B pero, a diferencia de éstos, su presencia en los glóbulos rojos no supone la existencia en la sangre humana normal de aglutininas naturales.Hemos encontrado la manera de encontrar el tipo de alimentación que te va, más adaptada a tu cuerpo y que te permite perder peso de forma natural. Tu única obligación: ¡saber cual es tu grupo sanguíneo!¿Estas harta de los regímenes que no te dan los resultados que deseas?En suma, el doctor Landsteiner descubrió la razón de por qué unas personas fallecían después de una transfusión de sangre y otras no: sus sangres no eran compatibles.Finalizo diciendo que posteriormente se llegarían a descubrir hasta 42 antígenos distintos en los glóbulos rojos si bien su incidencia es al parecer notablemente menor y no vamos por tanto a entrar a profundizar en ello.No te rías, no es ninguna broma, sino más bien algo muy serio.Según d'Adamo la buena o mala asimilación de los alimentos está condicionada por nuestro grupo sanguíneo.Este concepto innovador de hacer un régimen según el grupo sanguíneo fue descubierto por el doctor Peter d'Adamo en los años 80.