Dieta cero carbohidratos atkins


Y una alternativa que ha estado disponible por largos años es la dieta baja en hidratos de carbono, la cual restringe el consumo de alimentos como azúcares y almidones (pan y pastas, por ejemplo) y los reemplaza con proteína y grasas.Esto se aplica particularmente a aquellos que realizan ejercicios de alta intensidad aeróbica, como velocismo o levantamiento de pesas.Así, el status de efectividad de las dietas bajas en carbohidratos son, a esta altura, un hecho científico.Los individuos que caen dentro de esta categoría no pueden tolerar la misma cantidad de carbohidratos que las personas sanas.Una de las mejores maneras de perder peso es reduciendo la cantidad de hidratos de carbono en la dieta.La salud metabólica es también un factor muy importante.Elevan el colesterol HDL (el “bueno”) y mejora los patrones del LDL (el “malo”) (5, 6, 7).En personas con síndrome metabólico que desarrollan obesidad o diabetes tipo 2, las reglas cambian.Bajan el azúcar en sangre, la presión sanguínea y los triglicéridos.Durante las últimas décadas, las autoridades de salud han recomendado consumir dietas restringidas en calorías y bajas en grasa. Incluso cuando las personas logran mantenerla, no ven buenos resultados (1, 2).Lo que es “bajo” para algunas personas puede no serlo para otras.No hay una definición exacta de qué constituye una dieta baja en hidratos de carbono.

En estudios donde las dietas bajas en hidratos de carbono son comparadas con las bajas en grasas, los investigadores necesitaron reducir activamente calorías en los grupos que consumían pocas grasas para hacer que los resultados fueran comparables.Es que esta elección lleva a reducir el apetito y causa una pérdida de peso automática sin la necesidad de contar calorías o controlar porciones.Así y todo, el grupo que ingirió pocos carbohidratos tuvo mejores resultados (4).Se pierde peso con muy poco esfuerzo, siempre y cuando se mantenga siempre bajo el consumo de carbohidratos (3).Los estudios han demostrado que estas dietas bajas en hidratos de carbono reducen el apetito y empujan a un menor consumo de calorías.